Central Barrancones

Denunciamos la implementación del megaproyecto Central Termoeléctrica Barrancones de la Suez-energy en nuestro territorio que destruirá nuestra biodiversidad y los medios de supervivencia de comunidades de pescadores, agricultores, crianceros y operadores turísticos así comprometiendo el futuro mismo de la comuna de La Higuera.

Este territorio limpio de la comuna no merece ser ensuciado y apartado de su desarrollo económico, muy dependiente de su calidad medioambiental.

La Suez-energy, una empresa extranjera, quiere diseñar nuestro futuro con emisiones de gases tóxicos y material particulado como las cenizas volantes, con alteraciones a la biota marina por la succión de agua marina en grandes cantidades y la devolución de la misma con una temperatura mayor.

No deben ignorarse tampoco, por su contribución al cambio climático, las fugas accidentales de metano cuyo potencial de calentamiento a 20 años es 56 veces mayor que el de una cantidad igual de CO2.

Un balance similar ofrecen las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx). Estas sustancias son componentes de las llamadas lluvias ácidas y se producen por reacción directa del nitrógeno y el oxígeno del aire al elevarse la temperatura. Estas sustancias también son precursores de la formación de ozono troposférico, un peligroso contaminante.

Por la cercanía del proyecto Barrancones al pueblo de Chungungo y la localidad de Los Choros podrían superarse los límites establecidos cuando las condiciones meteorológicas facilitan su formación (elevada insolación y temperatura). No es nada aventurado suponer que el caudal de emisión que representa la central agravará de forma significativa el fenómeno hasta convertirlo en un problema grave de difícil o imposible control, dañando la salud de pobladores.

Consideramos que la calidad de vida será afectada negativamente por la industria de la central Barrancones sin tener una utilidad del proyecto.

Las emisiones contaminantes y la mera presencia de la central incidirán negativamente sobre el creciente turismo de la comuna, que genera más empleo estable que el previsible en esta central termoeléctrica.

Consideramos que no se ha estudiado suficientemente la incidencia que podrían tener las emisiones de NOx y SO2 y serán necesarios estudios más profundos y detallados que mostraran claramente cuál sería el efecto de estas emisiones los días en que los vientos desplacen los gases contaminantes hasta Los Choros, Chungungo o La Higuera.

El hecho que sea una empresa privada lo que va a explotar la central y por tanto va a obtener beneficios económicos de esta actividad, hace que no sea justificable para este Movimiento y los pobladores que representamos, sobre todo teniendo en cuenta la posible afección a los intereses de muchos ciudadanos y propiedad pública como el patrimonio ambiental de la comuna.

Consideramos que ni el EIA ni los adendas presentadas valoran suficientemente todos los perjuicios ambientales y sociales y que no se compensarían con los supuestos beneficios económicos, para unos pocos, que genera esta central.

Si tomamos como antecedente el (retirado) proyecto “Farellones” donde la empresa se comprometió de indemnizar y compensar a los pescadores de la caleta Totoralillo Norte por el perjuicio producido a su área de manejo, su concesión marítima y su área histórica por la suma de 3000 millones de pesos chilenos, más un seguro ambiental cubriendo los intereses de los pescadores, se puede deducir que es bien poco lo que ofrece la Suez-energy en términos de compensación por todos los perjuicios producidos a pescadores, agricultores, crianceros y operadores turísticos.

Los ejecutivos de la empresa Suez-energy, el señor Lorenzini  como Titular y el señor Villarino como gerente de Asuntos Corporativos no se hacen responsables de los impactos y los riesgos ambientales que causa el desarrollo de sus operaciones.

Enfatizamos que los efectos de esta industria no son de manifestación inmediata, ni de fácil identificación. Trascienden el momento de ocurrencia. Ejemplo son los cambios climáticos, efectos teratogénicos, carcinogénicos que aparecen mucho tiempo después.

Los impactos no están aislados por ningún tipo de delimitación geográfica. Trascienden el lugar de origen y se manifiestan en otras regiones que prácticamente no han contribuido al impacto.

Los impactos pueden ser muy complejos de evaluar y de cuantificar y por esto muchas veces se ignoran. Ejemplo son las emisiones de compuestos orgánicos volátiles y el calentamiento de la tierra, efluentes y residuos sólidos con metales pesados, efectos de bioacumulación y sus impactos en la cadena alimenticia.

Los impactos no se limitan a afectar componentes o elementos específicos del Medio Ambiente, ni son lineales, ni de manifestación inmediata. Son de carácter sistémico de larga duración, gradualmente cumulativo y cíclico.

La cuantía de los  daños puede ser de una inmensa magnitud y de difícil cuantificación.

 

Por lo tanto se solicita a la Comisión Regional del Medio Ambiente que rechace el Estudio de Impacto Ambiental de la Central Barrancones.

 

 

La única instancia a la que, en ultimas, la ecología global puede dirigirse para hacer aceptar los limites que la naturaleza impone a nuestra visión antropocéntrica, es nuestra conciencia, la de todos y la de cada uno.

 

Atentamente, directiva Modema

 

 

|

Comentarios

me alegro que la presentaci�³n de los videos Incide fue un �©xito con la sala llena. Para nosotros fue valioso poder expresar la tremenda indignaci�³n que sentimos.Felicidades a los estudiantes que llegaron hasta Los Choros, los profesores y Participa por la gesti�³n.
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar